• This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
  • (593-2) 600-6659

Muriti

 

El ecosistema de muriti turu y su manejo

 

Los bosques de muriti turu son formaciones vegetales pantanosas constituidas por un predominio de palmas arbóreas tales como el muriti Mauritia flexuosa, la shigua Oenocarpus bataua y la shiona Euterpe precatoria, como especies dominantes. En los territorios kichwa de la baja amazonía central, en las riberas de los ríos Curaray y Pinduc, esta formación vegetal puede alcanzar extensiones superiores a las 1000 hectáreas conformando inmensos manchones en las confluencias de los principales ríos. Durante la época de invierno, el muriti turu se inunda por las crecentadas de los ríos aledaños, mientras que en el verano, al replegarse el agua a sus cauces originales, el muriti turu está seco y se inicia el ciclo de fructificación de las palmas antes citadas. En esta época, con la existencia de su pico más alto de producción de frutos de palma, los roedores, primates y especialmente los mamíferos ungulados como los tapires y pecaríes se concentran en los moretales. En el verano, los hombres y mujeres kichwa visitan sus moretales y realizan actividades de cosecha de frutos de palma y caza para su soberanía alimentaria. El moretal es también considerado como una morada de ciertos dioses y espíritus como Amazanga y el cutu amarun, desde la cosmovisión kichwa.

Desde hace una década, a partir de diagnósticos participativos, las familias kichwa de Yana Yacu inventariaron los recursos provenientes de la biodiversidad florística y faunística de sus moretales. A partir de estos primeros estudios, los moretales y sus recursos fueron mapeados usando herramientas de SIG y el conocimiento ancestral. Se delinearon normas tendientes a regular su aprovechamiento a través de la cosecha y caza regulada de la biodiversidad del muriti turu y algunos moretales fueron clasificados como sitios de Supayuc Sacha o selvas sagradas por constituirse en moradas de los espíritus y contener alta biodiversidad que debía ser preservada para las generaciones futuras. Además, se establecieron proyectos familiares de producción y reforestación de las principales palmas que componen los moretales.